PROTESTAmos se une a otras organizaciones para llevar Brigada Solidaria a Maricao

Beatriz Llenín Figueroa, Nahira Padilla y Daliza Román

El pasado sábado, 13 de enero de 2018, bajo el liderato de Mary Sefranek Potter, Sonia Bartolomei Suárez y Luisa Seijo Maldonado, profesoras de la UPR-Recinto de Mayagüez e integrantes de PROTESTAmos, varias organizaciones del RUM y de la sociedad civil del oeste (Instituto Universitario para el Desarrollo de las Comunidades [IUDC], La Brigada Solidaria del Oeste, PROTESTAmos, ISER Caribe, Colegiales Unidos por Puerto Rico, Vueltabajo Colectivo, Calle Cultura) y personas en su carácter individual (sobre 100 estudiantes, voluntarixs, profesorxs del RUM, entre otras) se impusieron a la lluvia pertinaz para llevar una Brigada diversa e inusual a Maricao, uno de los municipios más dramáticamente afectados por el paso del Huracán María y más abandonados por las autoridades durante el periodo de la supuesta recuperación del país.

El evento, así como la amplia participación comunitaria, fue posible gracias a la iniciativa original de estudiantes del RUM participantes en el proyecto de investigación-acción participativa (IAP) del IUDC, que tuvo su primer Encuentro el 8 de diciembre de 2017 en el sector Indiera Fría. Ese día, la comunidad decidió ampliar el Encuentro a todos los sectores de Las Indieras. También, se organizaron equipos de cada sector, quienes tuvieron el primer Encuentro de cada una de Las Indieras durante el tercer fin de semana de enero, con el objetivo de elaborar su plan de acción y autogestión comunitarias.

Las y los habitantes del barrio Tabonuco de Maricao –en el que se encuentran los sectores de Indiera Alta, Indiera Baja e Indiera Fría–, que pudieron darse cita en la cancha bajo techo de Indiera Baja disfrutaron durante toda la tarde de un festival de formas de asistencia y solidaridad:

  • suministros de todo tipo (ropa, zapatos, materiales escolares, artículos de primera necesidad, lámparas solares, filtros de agua, entre otros);[1]
  • una feria de salud (que incluyó la participación de TMED, Medlife UPRM y el Colegio de Tecnólogos Médicos para realizar verificación de signos vitales, peso y altura, así como charlas educativas de malnutrición, leptospirosis y dengue);
  • almuerzo caliente (asopao de gandules hecho en la cancha);
  • una zona infantil (inflable, clases de taekwondo, una adorable zona de cachorros y muchos juegos para entretenerse);
  • talleres educativos (agricultura sostenible, paneles solares y filtración de agua); y
  • eventos culturales (la participación de Vueltabajo Colectivo, que causó sensación entre grandes y chicos y el magistral cierre del evento con Calle Cultura y su bombazo que puso a todas y todos a bailar).

A cuatro meses del paso del Huracán María, el Barrio Tabonuco –como tantos otros de nuestro país– no cuenta con energía eléctrica, agua potable ni señal telefónica. Del mismo modo, los caminos para llegar a sus lugares de trabajo, estudio o redes de apoyo familiares o de amistades siguen en un estado inseguro y precario. Las cotidianas dificultades materiales que se imponen todos y cada uno de los días desde fines de septiembre de 2017 hasta hoy, enero de 2018, irremediablemente hacen mella en la salud física, emocional y social de todas las personas que las enfrentan en Puerto Rico. Para muchos y muchas, dichas condiciones resultan impensables, pero para las y los habitantes de Tabonuco se han vuelto el pan de cada día.

En la Brigada, que incluyó varias sesiones de discusión y diálogo comunitarios liderados por el IUDC como parte del ya encaminado proyecto de autogestión comunitaria, constatamos la extraordinaria resiliencia, dignidad y voluntad de vida de las sobre doscientas personas de diversos sectores de Maricao que participaron del evento. Pero, la intemperie en que las ha dejado la institucionalidad local y federal no es nada menos que criminal. En el periodo pos-María, la subyugación colonial-capitalista de explotación y desidia en la que se encuentra nuestro archipiélago ha quedado más al desnudo que nunca. Quienes colaboramos en la organización y gestión de la Brigada sabemos que la autogestión comunitaria y colaborativa ha sido y sigue siendo la opción de apoderamiento para que las comunidades más olvidadas de nuestro país recobren algún nivel de normalidad. Aun así, desde el espacio de gestión solidaria y lucha por la justicia que han forjado los diversos colectivos mencionados y, en particular, desde PROTESTAmos, continuaremos denunciando y combatiendo los atroces regímenes de poder colonial-capitalista que se sostienen sobre la miseria de las grandes mayorías

[1] La organización AMUR/AMURTEL donó las lámparas solares y parte del resto de los suministros, los filtros de agua fueron donados por PRESENTES, un grupo de egresados del RUM que viven en la diáspora, mientras que los útiles escolares fueron enviaron por estudiantes de 4to y 5to grado de la escuela ALPs de Oshkoch, Wisconsin.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s